Migrantes y vida pública en Cuba

Estrategias transnacionales de ciudadanos cubanos residentes en Ecuador

in Regions and Cohesion

Resumen

El artículo analiza cómo se reconfigura la participación de los migrantes en la vida pública cubana, a partir del proceso de actualización del modelo económico, político y social que inició en 2008. Este grupo, que había sido excluido de la vida pública nacional por una conjunción entre políticas y discursos oficiales—que sustentó el imaginario de una migración sin retorno, por causas políticas, y de una oposición nosotros/ellos—se beneficia de una Cuba más abierta al mundo y consecuente con la migración transnacional. Aunque el camino hacia una ciudadanía plena continúe lleno de obstáculos, existen nuevas oportunidades de participación en la vida pública, que el artículo mide desde la inserción de cubanos residentes en Ecuador en la economía, formal e informal; el mantenimiento de un status migratorio en Cuba y el flujo de información y comunicación con su país natal.

En 2008 asume oficialmente la presidencia de Cuba Raúl Castro, que había ejercido de manera interina por dos años, luego de que su hermano Fidel le transfiriera el poder. Con el nuevo presidente llegó lo que se ha denominado una “mirada pragmática” a los problemas del país. Entre los cambios figuran la ampliación del número de actividades permitidas en el sector no estatal de la economía, la autorización para la compra-venta de inmuebles y vehículos, la relativa disponibilidad de servicios de telefonía celular e internet, nuevas leyes de Inversión Extranjera y de Migración. Esto transforma el marco normativo y discursivo en que se produce, en primer lugar, la participación en la vida pública de la población cubana; en segundo, la emigración y en tercero, las relaciones de los migrantes con su país de origen.

También en 2008 Ecuador aprueba la Constitución de Montecristi, que consagró el principio de ciudadanía universal y libre movilidad. Entre otros motivos, para fomentar el turismo, se elimina el requerimiento de visa para estancias en el país de hasta 90 días, aunque a los cubanos se les solicitaba una carta de invitación.1 Su llegada al país, que no era significativa antes de 2008 y se restringía mayormente al cumplimiento de convenios bilaterales (en educación, salud y deporte, por ejemplo), crece, sobre todo en los términos que nos interesan en este artículo: la migración a título personal. En el incremento del flujo juegan un rol trascendental las redes sociales, “iniciadas por quienes ya se encontraban en el país”, que “remiten información sobre la posibilidad del viaje a familiares, amigos y vecinos…en Cuba” (Arcentales, 2010, p. 6).

Ecuador deviene uno de los destinos principales de la emigración cubana y, en general, “una de las plazas más importantes de recepción de migrantes en la región [latinoamericana]” (Correa, 2014, p. 8) por la mencionada flexibilidad migratoria y otros factores como la dolarización de la economía. La Tabla 1 muestra el aumento de la movilidad de personas cubanas en el país.

Una vez en Ecuador, era posible acceder a una visa para prolongar la estancia, sobre todo en el caso de profesionales, quienes podían inscribir su título y solicitar la residencia. Según el Ministerio de Relaciones Exteriores y Movilidad Humana de Ecuador (2016) entre 2012 y 2016 fueron otorgadas a ciudadanos cubanos 26,936 visas de no inmigrante y 16,738 visas de inmigrante o residencia permanente. No obstante, dado que este ha sido usado como país de tránsito hacia los Estados Unidos, se complica estimar cuántos cubanos residen hoy en Ecuador.

Las dificultades para la inserción en la sociedad de acogida han sido documentadas y, también, la existencia de un comercio transnacional de mercaderías entre ambos países (Arcentales, 2010; Correa, 2014). Esto

Tabla 1Entradas y salidas de cubanos a Ecuador (2008–2014)
AñoEntradasSalidas
Fuente: INEC, 2014.
20143576325767
20131996420010
20121805818299
20112173422550
20102405723740
20092415722555
2008982710443
moldea las experiencias de cubanos residentes en Ecuador y, como los resultados de este artículo permiten observar, dinamiza el intercambio de productos e información, fortaleciendo las redes migratorias entre ambos países. Por ende, coincidimos con Correa en que sobre los repertorios de acción de migrantes cubanos en Ecuador incide no sólo el contexto jurídico para la inmigración en este país, también el marco político-jurídico en que se inscribe la emigración en Cuba (2014, p. 51). Al modificarse dicho marco, cabe indagar sobre la forma en que esto repercute en las manifestaciones de los vínculos transnacionales, una de las cuales es la participación en la vida pública del país de origen.

Investigar sobre el tema en Cuba se justifica desde dos dimensiones. En primer lugar, por la necesidad de reflexionar sobre las oportunidades y retos que traza un escenario de transformaciones aún incierto, respecto al cual se están produciendo conocimientos académicos que intentan mantener el ritmo de una realidad social cambiante y que han permitido visibilizar sujetos, voces y repertorios de acción marginalizados. Dentro de los últimos ocupan un lugar relevante las dinámicas migratorias, por tratarse de un país cuya construcción nacional identitaria está atravesada por esos procesos, antes y después del triunfo de la Revolución. También, porque el proceso de actualización creó nuevas condiciones para la forma en que se generan los repertorios de acción, que necesitan tomar en cuenta los procesos transnacionales.

De ahí la relevancia de analizar las formas en que la migración cuestiona la ciudadanía (Ponce, 2003), que en el presente artículo desarrollamos a partir de una de las cuatro dimensiones contempladas por este autor para el concepto: la ciudadanía “es soporte de derechos y de beneficios socio-económicos” (Ponce, 2003, p. 2). Por ende, nuestra pregunta guía es ¿cómo se reconfigura la participación de los migrantes en la vida pública cubana, a partir del proceso de actualización del modelo económico, político y social que inició en 2008? Para responder la interrogante, indagamos sobre los modos de participación en la economía, formal e informal, sobre las estrategias para mantener el status migratorio de residentes en Cuba y sobre el flujo de información y comunicación que sustenta los vínculos con el país de origen.

Coordenadas metodológicas y teóricas

Dado el enfoque cualitativo de nuestra investigación, empleamos el análisis del discurso para estudiar leyes, decretos, documentos y discursos oficiales que configuran los marcos normativos y discursivos en que se produce la participación de los migrantes en la vida pública de su país natal. El método etnográfico, y como parte de él las entrevistas semiestructuradas a residentes cubanos en Ecuador, que utilizan estrategias transnacionales para participar (aunque de forma limitada) en la vida pública de su país de origen, permite observar las formas particulares de esa participación. Si bien no podemos considerarlas representativas de la totalidad de personas cubanas residentes en Ecuador, ilustran tanto algunas particularidades del caso como posibles derroteros para pensar sobre el lugar de los migrantes en la sociedad cubana, más allá de sus relaciones con el Gobierno.

Ahora bien, no es nuestro objetivo discutir sobre los abarcadores debates que continúan suscitándose alrededor del concepto de vida pública y los términos que median su definición, como es el caso de esfera pública, con referentes obligatorios en la obra de Arendt y Habermas. Ello crearía excesivas líneas tangenciales al análisis que proponemos; innecesarias, si consideramos que muchas se orientan en torno a críticas a las expresiones de lo público en sociedades capitalistas. En lugar de eso, establecemos los rasgos de la concepción de vida pública de la que partimos en este artículo.

Estos incluyen, en primer lugar, el rechazo a considerarla exclusivamente estructurada alrededor del Estado y confinada a los límites físicos de un territorio (Keane, 1997). Una postura contraria implicaría desconocer tanto las condiciones sociohistóricas creadas por la globalización como el carácter transnacional de la migración, que sustenta nuestras reflexiones. En segundo lugar, postulamos la crítica a una rígida división entre lo público y lo privado porque las retóricas derivadas de ella (privacidad doméstica o económica, por ejemplo) reproducen relaciones de poder y dominación, al “restringir el universo de la confrontación pública legítima” (Fraser, 1997, p. 126). En tercer lugar, partimos de la mirada a lo público como escenario de antagonismos y luchas de intereses que no privilegia un tipo particular de controversia (Keane, 1997) y contiene en sí mismo una dimensión emancipadora (Solano, 2011). Tal dimensión está estrechamente ligada a la justicia social, que requiere, de hecho, satisfacer demandas por la redistribución y el reconocimiento (Fraser, 1997, 2008).

A partir de ello, entendemos la vida pública como un conjunto de escenarios dinámicos de intercambio, donde los sentidos se reconfiguran continuamente a partir de las condiciones generadas por la globalización y de los diálogos y controversias entre diversos actores, incluyendo a las instituciones del Estado, pero no restringiéndose a ellas ni a los límites físicos y discursivos del Estado-nación. El telón de fondo de dichos intercambios está delimitado por las demandas por la justicia social, que asumen formas particulares.

La segunda dimensión que sustenta esta investigación es el desbalance, en los estudios sobre migraciones, entre aquellos que se centran en el país de origen y los que se centran en el país de destino, pues el énfasis continúa en estos últimos y en los procesos de inserción y relaciones con la ciudadanía de dicho país. Ello implica asumir, de alguna forma, que la vulnerabilidad se sitúa en la sociedad de tránsito o acogida y, las garantías, en la sociedad de origen. De igual manera, subrayamos el interés por profundizar en la relación fluida entre ambos escenarios, a tono con un enfoque transnacional. La influencia de la globalización y las interconexiones fortalecen este factor en el comportamiento de la migración (Canales & Zlolniski, 2000; Duany, 2001; Guarnizo, 2004).

En este artículo entendemos las actividades transnacionales como aquellas que les permiten a los migrantes “vivir de forma simultánea en dos comunidades diferenciadas” (Blanco, 2007, p. 19). Más que “entre” dos comunidades, recuperamos las formas de su participación “en” estas, y nos centramos en la de origen. Esto obedece a nuestra intención de indagar sobre lo que Portes (1999) considera un interés de estos sujetos por superar situaciones de subordinación en ambos escenarios, que observamos como ejercicio de su capacidad de acción.

Las investigaciones sobre migración cubana en Ecuador son, de por sí, escasas, pero la relación de los migrantes con el país de origen ha sido menos estudiada aún. Incluso estudios enfocados en los vínculos trasnacionales de emigrados latinoamericanos y caribeños con sus países de origen excluyen el análisis de Cuba (Vono de Vilhena, 2006). Esto agrega interés al caso cubano, uno en el que por largo tiempo las políticas y los discursos oficiales sustentaron la pérdida de derechos para quienes “abandonaban” el país y un imaginario que los convertía en enemigos del proceso revolucionario.

La emigración cubana: construcción de un sujeto excluido

El triunfo de la Revolución cubana conllevó décadas de enfrentamiento entre el Gobierno socialista y las autoridades estadounidenses. En medio de las tensiones, la emigración hacia los Estados Unidos devino un suceso con alto matiz político. La primera oleada migratoria, luego de 1959, estuvo conformada por ciudadanos con lazos políticos, económicos y militares con la dictadura derrocada; luego se establecen etapas y flujos con diversas características.

Ante la masa de emigrantes, debido al rumbo político y económico del país, los Estados Unidos comienzan a dictar medidas para favorecer a quienes “huían del comunismo”. El Programa de Refugiados Cubanos y la Ley de Ajuste Cubano, en los sesenta, fungen como “políticas de recepción, estímulo y restricción selectiva”, “acordes a diferentes etapas de la relación antagónica entre los dos países, a la situación interna de la sociedad cubana y a las tendencias y prioridades de la política inmigratoria norteamericana” (Aja, 2002, p. 5). Los emigrantes cubanos de la primera oleada comienzan a autocalificarse como exiliados y a beneficiarse de las decisiones del Gobierno estadounidense; mientras sufrían los embates defensivos y excluyentes del Gobierno revolucionario.

Un ejemplo de esto son las siguientes palabras de Fidel Castro, pronunciadas en 1961: “Los que no querían y estaban interesados en que no hubiera Revolución, los que jamás podían aceptar la Revolución, no están hoy con nosotros” (Castro, 1961). Expresiones como esta crearon los marcos discursivos para la construcción del sujeto migrante excluido, mediante la oposición nosotros/ellos. El discurso en cuestión contiene la palabra nosotros un total de 49 veces. La distinción respecto a ellos es marcada; se introduce el calificativo despectivo de gusanos para referirse a los opositores políticos, considerados contrarrevolucionarios. Las palabras se cargan de sentido en un país donde los opositores declarados del proceso socialista tenían dos caminos: presos en la isla o emigrantes. En este año, de innumerables enfrentamientos con las autoridades estadounidenses, se radicaliza el proceso revolucionario. La dicotomía nosotros/ellos deviene pueblo/gusanos. En diciembre se firma la Ley 989, que facilitaba la confiscación, sin indemnización y a favor del Estado, de los bienes “abandonados” por quienes emigraban del país.

Las tensiones entre los Gobiernos de Cuba y Estados Unidos se acrecentaban; el presidente Kennedy convirtió en total el embargo/bloqueo parcial dictado por Eisenhower. El 28 de septiembre 1965 Fidel Castro habilitó el puerto de Camarioca, en Matanzas, para que salieran del país las personas inconformes. De esta manera, se organizó un puente migratorio entre Cuba y los Estados Unidos; primera gran conexión marítima de éxodo de migrantes. La decisión duró decenas de días e incluyó una promesa: “Nadie tendrá que irse escondido, ¡no!; les prestamos hasta un barquito” (Castro, 1965). En ese discurso volvió a aflorar 34 veces la palabra nosotros, para aludir a la masa que apoyaba a la Revolución. Estas palabras fueron recibidas por una multitud que exclamaba “¡que se vayan!”, una y otra vez, refiriéndose a ellos, los migrantes que ya no podrían retornar. Entre 3,000 y 5,000 personas emigraron por Camarioca (Castro, 2013, p. 21; Pérez, 1986, p. 130).

En septiembre de 1976 se firma la Ley 1312, Ley de Migración, que “sanciona el carácter restringido de las entradas y salidas de Cuba de sus ciudadanos, las condiciones de acceso al país de los emigrantes cubanos” (Brismat, 2011, p. 157). Quien deseara viajar fuera del país por motivos personales debía enfrentar un engorroso proceso, que incluía, en algunos casos, autorizaciones del centro laboral y la solicitud de un Permiso de Residencia en el Exterior (PRE). Si era otorgado, este debía prorrogarse luego del primer mes de estancia en el extranjero, a un costo de 40 pesos convertibles (más de 40 dólares) por mes. Al sobrepasar 11 meses fuera del país, se perdían los derechos de residencia. Pese a que quienes incumplían el plazo continuaban siendo reconocidos como ciudadanos cubanos, las disposiciones, vigentes hasta 2013, ocasionaban “la frecuente renuncia voluntaria del migrante a su ciudadanía” y una “pérdida de facto” de esta (Correa, 2014, p. 54).

Las conversaciones entre el Gobierno cubano y sus emigrados conocidas como “Diálogo del 78” suavizaron las tensiones y generaron acciones positivas para la comunidad en el extranjero (Rodríguez, 2003, p. 6). No obstante, el clima de acercamiento duró poco tiempo. Durante la década de 1980 ocurre el éxodo por el puerto de Mariel, consecuencia de los sucesos en la embajada de Perú en La Habana, cuando un grupo de personas irrumpió por la fuerza y solicitó asilo político. Decenas de miles de cubanos aprovecharon una nueva apertura de la frontera marítima, decretada por el Gobierno socialista. En mayo 1980, Fidel Castro se refirió a quienes tomaron esa vía: “Algún flojito, como dijo alguien, algún descarado que estaba tapadito” (Castro, 1980).

Otra vez sostuvo: “Todo el que desee marcharse para cualquier otro país donde lo reciban, que se marche; la construcción del socialismo, la obra revolucionaria, es tarea de hombres y mujeres libres” (Castro, 1980). Nosotros vuelve a aparecer 48 veces, para referirse al pueblo que está con la Revolución. Hubo convocatorias para que este organizara actos de repudio y lanzara huevos a los inconformes con el proceso revolucionario.

En 1994 estalla la crisis de los balseros, en medio de una situación económica, política y social muy difícil, por las consecuencias del embargo/bloqueo y la desaparición del campo socialista. La isla vivía el llamado “periodo especial en tiempos de paz”, etapa de innumerables penurias económicas. Entre las medidas tomadas por el Gobierno estuvo la creación de red estatal de ventas en divisas, la despenalización de la tenencia de dólares, la semidolarización de la economía y el fomento del trabajo privado (García, 2005, pp. 16–17; Triana, 2013, p. 2). Las estrategias de supervivencia también incluyeron la intención de abrir canales de comunicación con la comunidad emigrada.

En ese contexto, las remesas jugaron un papel importante en la lenta recuperación económica. Pasaron de 50 millones de dólares en 1990 a 750 en 2000; cuatro años después se superó la barrera de los 1,000 millones. El envío de dinero hacia Cuba fue primordial para paliar las carencias a las que se sometió la familia y la economía nacional (Orozco et al., 2006, p. 70). Aunque el migrante continuó siendo un “salvador” sin derechos, ganó protagonismo en la economía familiar. Los vínculos con el país de origen allanaron la transformación del imaginario peyorativo creado a su alrededor por los discursos oficiales del Gobierno socialista que, luego de los sucesos del Mariel, sustentaban el estigma social y político de tener familiares fuera de la isla. A tono con el cambio paulatino, en los 90 se dieron pasos concretos para estrechar vínculos, sobre todo mediante la creación de la Dirección de Asuntos Consulares y de Cubanos Residentes en el Exterior (DACCRE).

Como sosteníamos, el factor económico es decisivo para superar la representación del migrante como enemigo del proyecto socialista. Aunque no puede hablarse aún de un desplazamiento total de los marcos discursivos, algunos investigadores advierten “un incremento proporcional de las relaciones de los emigrados con la sociedad cubana”, incluso antes de la reforma migratoria. Sus formas trascienden los vínculos familiares, sobre todo cuando se trata de personas que migran hacia países diferentes a los Estados Unidos (Arboleya, 2013, p. 254). En coherencia con el patrón regional (Vono de Vilhena, 2006), la emigración cubana diversificó sus destinos, a partir del año 2000. Aunque es difícil precisar su magnitud en América Latina, un referente es la cifra global de migrantes intrarregionales, estimada en tres millones (Vono de Vilhena, 2006).

Precisamente, el reconocimiento de una migración por fuera de la dicotomía Cuba-Estados Unidos incide en los modos en que los discursos oficiales construyen al sujeto migrante. En 2011 Raúl Castro reconoció: “Hoy los emigrados cubanos en su aplastante mayoría lo son por razones económicas”, “casi todos preservan su amor por la familia y la patria que los vio nacer y manifiestan de diferentes formas solidaridad hacia sus compatriotas” (Castro, 2011).

El proceso de actualización: oportunidad para los cambios

La actualización del modelo económico, político y social incluyó un proceso de disponibilidad laboral, que obligó al Estado a fomentar el sector privado de la economía, llamado “trabajo por cuenta propia”. El rumbo de los cambios fue plasmado en los Lineamientos de la Política Económica y Social del Partido y la Revolución, documento que incorpora figuras económicas antes obstaculizadas (Partido Comunista de Cuba, 2011).

De 2010 a 2016 es marcado el aumento de los trabajadores por cuenta propia (Gráfico 1). Además, la percepción social del trabajo privado cambió considerablemente. En la década de 1980 Fidel Castro consideraba “positiva” su eliminación gradual (Miná, 1987, p. 153); cerca de tres décadas después, esta constituía para Raúl Castro una “alternativa más de empleo” (Castro, 2010).

Gráfico 1
Gráfico 1

Elaboración propia.

Fuente: Leyva (2011); Izquierdo Ferrer (2016).

Citation: Regions & Cohesion 7, 3; 10.3167/reco.2017.070303

La actualización también conllevó cambios en el tratamiento hacia los emigrados, palpables en un lenguaje más moderado (Guevara, 2011; López-Levy, 2010), encaminado a “potenciar una reconciliación”, “sobre bases nacionalistas” (López-Levy, 2011, p. 43). No obstante, la palabra migración está ausente de los Lineamientos, al igual que cualquier otra que implique un reconocimiento formal del papel en el futuro de Cuba de los procesos y actores articulados alrededor de este fenómeno.

Los nexos entre las nuevas oportunidades de participación en la economía formal y el capital de los migrantes no pasan desapercibidos. Pese a ello, no ha trascendido ningún acuerdo que haga efectiva la inversión de personas emigradas en algún proyecto conjunto con instituciones del Gobierno cubano, a pesar de ser permitido por la Ley de Inversión Extranjera (2014). Han sido los negocios privados los que han recibido los efectos de la inversión de capital de los migrantes cubanos en su país de origen. No en vano, para Jorge Duany (2001, p. 47), la reconciliación entre el Gobierno y su comunidad migrante contribuiría “a subsidiar el desarrollo de pequeñas empresas y otras actividades productivas”. Ello apunta al rol de las remesas, en específico, las de capital (Canales, 2008, pp. 12–13) que funcionan como inversión para desarrollar un negocio privado o para la adquisición de bienes materiales por parte de los emigrados.

En 2015 las remesas eran consideradas una parte indispensable de la economía nacional cubana, igual o superior a los ingresos provenientes del níquel o el turismo (Comisión Económica para América Latina y el Caribe, 2015; Morales, 2016). Sus usos responden a un contexto de apertura al trabajo privado y de posibilidades de compra/venta de inmuebles y autos; ambas, oportunidades para la inserción de los migrantes en la economía formal. Las remesas de capital se erigen como instrumento de participación en la vida pública, que puede concretarse mediante la ejecución directa de la persona migrante (su presencia, a través de visitas) o mediante la gestión de sus familiares en Cuba, sus posibles representantes en las transacciones económicas.

Para muchos cubanos residentes en Ecuador invertir en un negocio en Cuba es una posibilidad atrayente, que incide sobre sus planes de vida. Una casa de renta, una peluquería, una “paladar” o restaurante privado y un carro para “botear”2 constituyen las opciones de la economía formal más mencionadas por las personas entrevistadas, entre octubre de 2016 y enero de 2017. Esas respuestas reflejan lo que se percibe como actividades lucrativas en el emergente sector no estatal de la isla. Mario, un entrevistado cuyo nombre ha sido cambiado por un seudónimo (al igual que el de todas las personas que participaron en la investigación, listadas en las referencias), manifestó su intención de adquirir una finca en Cuba. Su plan se enmarca en una práctica documentada por estudios previos: la inversión de migrantes en la producción agrícola, relacionada con tradiciones familiares o con la percepción de que constituye una lucrativa fuente de ingresos, dada la baja productividad de las empresas agrícolas estatales y la ventaja que supone la importación de herramientas ausentes en el mercado nacional (Landaburo, 2016).

En algunos casos, las inversiones se orientan a nuevos negocios, en los que los recursos dependen enteramente del migrante. En otros, existe la posibilidad de invertir en un negocio familiar ya existente, para lograr la competitividad que se está fomentando en el sector privado, mediante la inyección de remesas de capital. “Es un plan ayudar a que crezca un pequeño negocio que maneja una prima en casa de la abuela, a partir de una inversión que para mí resulta bastante mínima”, comenta Reinaldo.

Mario destaca la conveniencia de desarrollar un negocio privado en Cuba: “Se ha convertido en un lugar para invertir de verdad porque están dando las oportunidades, ya no hay tanto ‘tranque’3 como hace unos años. Antes había muchas cosas que tú no podías vender porque te inspeccionaban para ver de dónde salía, ahora te están abriendo los campos para que saques licencia y pongas un negocio”. Lisandra agrega que, en comparación con Ecuador, la inversión requerida para iniciar un negocio es menor. Ella está en proceso de establecer una casa de renta, aprovechando el inmueble de su madre. “Allá no tengo necesidad ni de construir, ni de reparar y, como soy la que más posibilidades tiene de poner el capital, el negocio sería mío”.

Igualmente, los ingresos de los negocios en Cuba sirven de sustento económico al núcleo familiar en Ecuador. La crisis de la economía ecuatoriana que perciben los migrantes juega un papel importante en las inversiones y el mantenimiento de sus inmuebles en Cuba. Así, las dificultades para insertarse en la sociedad de acogida, que mencionábamos en la introducción, inciden sobre el mantenimiento de estrategias transnacionales. Lisandra considera que “aquí la cuenta no da, la economía está muy mala”, mientras que Ana, Mario, Gloria, Geisy, Julio, Teresa y Paula relacionaron la posibilidad de retornar definitivamente a Cuba con el fracaso de su proyecto de vida en Ecuador; en especial con las dificultades de conseguir empleo de uno o varios miembros del grupo familiar, residentes en este país.

Esa posibilidad incide en la fuerza de sus vínculos con el país de origen: por ejemplo, mantenimiento de sus inmuebles y compra de otros, al igual que de vehículos, los cuales figuran a su nombre (en el caso de conservar los derechos de residencia) o a nombre de familiares cercanos (padres y hermanos, según los entrevistados). Ana justifica así el mantenimiento de su inmueble, vacío porque los cuatro miembros del núcleo familiar residen en Ecuador: “Yo no sé las vueltas que da la vida, tengo dos hijos y si alguno de ellos en el futuro no se adapta a lo que uno está viviendo, allá tiene su casa”. Como ella, todas las personas con hijos resaltaron la importancia de que estos mantengan su status de residentes en Cuba o adquieran la ciudadanía, si nacieron en Ecuador, para acceder a estudios o tratamientos médicos. En el marco que posibilita ese proyecto de vida, dentro del cual los migrantes recurren a estrategias que describimos en el próximo subtítulo, desempeñan un rol esencial las disposiciones de la Ley Migratoria de 2013.

Entre idas y vueltas: migración transnacional y estrategias de participación

Este cuerpo legal derogó la Ley 989 del 5 de diciembre de 1961 y modificó los artículos 1, 2, 3, 9, 13, 14 y 15 de la Ley 1312, del 20 de septiembre de 1976 (Ministerio de Justicia, 2012, p. 1357). Grosso modo, eliminó el Permiso de Residencia en el Exterior y permitió a los ciudadanos cubanos que salieran del país por motivos personales estar en el extranjero un período máximo de 24 meses, sin perder su status de residentes en Cuba. Además, suprimió la solicitud de carta de invitación (Ministerio de Justicia, 2012, pp. 1358–1366). Todas estas medidas significaron la eliminación de trabas y aranceles como la prórroga del PRE.

Gloria y Reinaldo emigraron en 2008, sujetos a la anterior Ley Migratoria. Él ganó una beca para estudiar un posgrado y perdió su residencia, al no poder reunir para pagar un pasaje y la prórroga del PRE, antes de 11 meses. Ella la logró mantener, pero a muy alto costo. “Tenía que comprarme un pasaje antes de que pasaran 11 meses y, antes de viajar, pasar por la embajada a pagar la prórroga, cerca de 400 dólares. Se hacía muy difícil”. Cuando preguntamos por qué no renunció a la residencia, como muchos otros cubanos, compara su situación con la de su esposo, que sí la perdió.

Hay grandes diferencias. Yo puedo prorrogar mi pasaporte en Cuba y es más barato. Cuando vamos, nos han pasado cosas como que íbamos a coger una máquina,4 pero no había personas para llenarla e iba a salir la Yutong,5 que es hasta más cómoda. Él no tiene carnet, así que tuve que pasarle dinero al hombre para que me vendiera su pasaje. Hicimos un tratamiento de fertilidad; como yo conservo los derechos [de residente], todos los papeles estaban a mi nombre. Era mi consulta y él solo iba como mi esposo, pero cuando tuvo que hacerse análisis, hubo que pagarlos en divisa.

El acceso a los servicios de salud y educación son las ventajas de mantener la residencia en Cuba más nombradas por los entrevistados. También es recurrente la referencia a la libreta de abastecimiento,6 que dejan a sus familiares en Cuba como otra forma de contribuir a su economía. “A cada rato me dan de baja, pero cuando voy, me presento personalmente y la renuevo para que mi mamá se quede con las pocas cosas que dan”, cuenta Ana. Agrega: “Me la tienen que dar, si yo pago hasta la cuota de los CDR (Comités de Defensa de la Revolución”.7 Mantener la membresía—abonando los (bajos) aportes económicos—de esta y otras organizaciones de masas como la Federación de Mujeres Cubanas deviene estrategia de varios entrevistados para reforzar los derechos en Cuba, con alto valor simbólico. Esto da fe, además, de la ampliación del espacio transnacional, al crecer y diversificarse las alternativas por las cuales los migrantes mantienen sus actividades en el país de origen (Vono de Vilhena, 2006).

Los derechos políticos se encuentran condicionados todavía a la residencia permanente en Cuba, lo cual muestra un atraso con respecto a otros países latinoamericanos (Correa, 2017). Sin embargo, excepto quienes perdieron sus derechos bajo la anterior Ley Migratoria, ninguna de las personas entrevistadas consta como “emigrante” en Cuba, aunque consideren a Ecuador su lugar de residencia. Ergo, las estrategias que reflejamos arrojan luz sobre las cifras (de migración legal) de la DACCRE: “Entre enero de 2013 y el 31 de diciembre de 2016 viajaron 671 mil ciudadanos cubanos al exterior por motivos personales y han realizado un millón 545 mil viajes. Solo el 9.6 % de estos viajeros se declararon emigrantes y el resto regresó a Cuba dentro de los 24 meses o residen de manera temporal en el exterior” (Cubadebate, 2017).

De tal forma, los vínculos transnacionales difuminan los límites de las dos grandes categorías de la movilidad humana: “migración permanente, que comprende a quienes cambian de manera definitiva su comunidad, región o país de residencia habitual” y “migración temporal o circular, referida a aquellos desplazamientos continuos y recurrentes, que definen un constante ir y venir, pero manteniendo la residencia habitual en la comunidad de origen” (Canales & Zlolniski, 2000, p. 223). En Ecuador, las personas entrevistadas constan como inmigrantes, con residencia permanente y posibilidad de naturalización a los tres años de ejercerla ininterrumpidamente. Mientras, la Ley Migratoria cubana favorece la condición “temporal o circular”, al propiciar condiciones para mantener el status de residente, aunque el retorno definitivo pueda estar ausente del proyecto de vida. De ahí que, aunque el plazo legal sean 24 meses, todos los entrevistados viajan al menos una vez al año a Cuba y algunos hasta tres.

Desde principios del siglo XXI investigaciones del Centro de Estudios de Migraciones Internacionales (CEMI) de la Universidad de La Habana habían descrito una “emigración de retorno temporal”. Esta se encuentra afectada, en el caso de residentes en Puerto Rico y los Estados Unidos, por restricciones de viaje vigentes en estos países (Aja, 2006; Martín & Aja, 2004). Restricciones muy alejadas de las que postula Ecuador, donde para mantener la residencia únicamente se requiere permanecer fuera del país menos “de noventa días en cada año durante los dos primeros años a partir de la fecha de admisión en calidad de inmigrante” (Decreto Ejecutivo 1991, p. 36).

Ese marco legal, combinado con la reforma migratoria cubana, favorece lo que Guarnizo llama “vivir transnacional”, que “implica relaciones transfronterizas y prácticas que conectan a los migrantes con sus sociedades de origen”, mediante “un activo y dinámico campo de intercambio social que involucra y simultáneamente afecta a los actores (individuos, grupos, instituciones) localizados en diferentes países” (2004, p. 17). De esa forma, las personas entrevistadas ponen a prueba la “capacidad de existir en dos lugares a la vez” que menciona Agustín (2000).

Quienes viajan con mayor frecuencia de Ecuador a Cuba desarrollan una de las prácticas transnacionales más comunes entre ambos países: el comercio de mercaderías. Ana y Laura completaron tres viajes en 2016, para llevar los 120 kilogramos de productos que les está permitido importar, pagando en moneda nacional.8 Además de regalos para la familia, importan bisutería, ropa, calzado y artículos del hogar para vender y generar ingresos, pues están desempleadas en Ecuador. Eligen productos ausentes de las tiendas estatales, que, por demás, suelen comercializar artículos que la población considera muy caros o de baja calidad. También ofrecen tres plazos para el pago de las compras, lo cual tampoco es una opción en la red de comercialización estatal. Ese mercado negro se mantiene en Cuba a través de migrantes y viajeros ocasionales a varios países, incluido Ecuador.

Al momento de la entrevista, Mario se encontraba retractilando manualmente su equipaje, para intentar burlar las restricciones de la Aduana de Cuba a la cantidad de objetos que puede introducir, una medida que busca impedir la importación con fines comerciales. “Pasado mañana voy para allá, a llevar cosas para vender y multiplicar el capital que me hace falta para mantener estable el negocio, viajando cada cierto tiempo”. Le preguntamos si conoce las disposiciones legales sobre la venta, pues era una práctica tolerada—lo cual implicó un auge de los viajes para importar mercadería—hasta que fue prohibida en 2013. Replica: “Es ilegal, pero en Cuba casi todo es ilegal. Yo hago como hace todo el mundo: vender escondido, con mi familia y amistades, por debajo del telón”.

Quienes participan, de esta forma, en la economía informal plantean la conveniencia de que se les permitiera abrir una tienda, eliminando la posibilidad de decomisos y multas. También suelen “comprar los kilos” o pagar el pasaje a otros cubanos que mantengan su residencia y no dispongan del capital para completar los 120 kilogramos de importaciones. Incluso cuando viajan ellos, una buena parte de las importaciones se envía como equipaje no acompañado, así que los entrevistados ya han regresado a Ecuador cuando la mercancía llega a Cuba. Para recogerla, elaboran un poder notarial que le permita a un miembro de su familia retirar los productos. Los entrevistados confirman que se trata de la misma persona encargada de comercializar los productos, en su ausencia: madre, hermana o prima, en todos los casos. Así, las pequeñas redes para la participación en la economía informal subrayan la importancia de la familia, pieza clave de los vínculos transnacionales y, a menudo, sujeto del proceso migratorio, cuyas estrategias incluyen la emigración temporal o definitiva de uno o varios de sus miembros (Aja, 2006; Martín, 2007).

Este constituye un factor determinante en la participación de los migrantes en la vida pública cubana, cuya acción se concreta, además, a través del flujo de información y comunicaciones. “Yo amanezco primero con la situación de Cuba, que con la de Ecuador”, afirma Laura. “Lo primero que leo es un correo de mi mamá, comentándome novedades y luego nos escribimos varias veces durante el día para tomar decisiones sobre el negocio [venta de artículos] que yo dirijo desde acá. Que haya mayor acceso a internet allá (aunque la conexión sea lenta) y que pueda comunicarme con mi familia a través del nauta y del imo9 facilita las cosas”.

Todos los entrevistados manifestaron que recargan el celular de, al menos, un familiar en Cuba. A las ofertas de ETECSA (saldo doble y bonos) solo puede accederse si la recarga se realiza desde el exterior, política dirigida, de manera indirecta, a los migrantes. Los entrevistados declaran que se comunican con sus familiares en Cuba al menos una vez al día y siguen las noticias sobre el país por tres razones fundamentales: porque allá está su familia, porque sigue siendo su país y porque cualquier cambio en la situación nacional puede afectar su status migratorio, las propiedades, negocios o el proyecto de vida que mantienen allá. Los medios digitales, en especial los independientes (de reciente creación) son las fuentes de información más nombradas.

Reinaldo sostiene que, además de estar al tanto de las noticias sobre Cuba, participa en espacios de discusión sobre temas polémicos, con comentarios directos a las publicaciones o en redes sociales. En esos espacios, su condición de migrante ha sido empleada para descalificarlo como un actor válido en el debate. Plantea que quienes suelen utilizar ese argumento son “periodistas, líderes de opinión dentro de Cuba, dirigentes de organizaciones políticas y gremiales…gente aferrada a viejos paradigmas”. Por eso, tiene una valoración escéptica sobre un cambio en los discursos sobre la migración: “Esa gente sigue en sitios de toma de decisiones; son los que tienen horas de internet e influencia en el debate. Incluso siento que frenan los cambios en otros aspectos”. Sin duda, esto permite observar cómo en este proceso de cambios no existe una dirección insoslayable ni un ritmo simultáneo, que se extienda a todas las esferas de la vida social.

Conclusiones

En este artículo nos preguntamos cómo el proceso de actualización reconfigura la participación de los migrantes en la vida pública de Cuba. Ello, porque más allá de su campo de autonomía, las prácticas transnacionales continúan insertas en las lógicas del Estado-nación, como nos recuerda Guarnizo (2007), lo cual involucra dimensiones administrativas y relacionadas con la vida pública.

Partimos de que la construcción de un imaginario de no retorno y de una oposición discursiva entre “quienes se quedan” y “quienes se van”, entre “nosotros” y “ellos” constituyó una estrategia política que limita el ejercicio pleno de la ciudadanía. Las divergencias entre ese marco discursivo—en el que la figura del migrante es el “otro” del proyecto socialista—y las formas variadas en que operan las redes de la migración transnacional ocasiona, precisamente, la escisión entre el dominio de lo privado y el de la vida pública que caracterizó por décadas la relación entre los migrantes cubanos y su país de origen.

Sin embargo, el marco normativo en que se inscribe esa relación ha sufrido modificaciones con la actualización y, en específico, con la reforma migratoria, de 2013. En términos de derechos, es sustancial la diferencia entre quienes lograron beneficiarse de los plazos y los cambios arancelarios de la nueva Ley y quienes entran al país con tratamiento de emigrados. En el caso de nuestros entrevistados, estas diferencias se reflejan desde su acceso a áreas emblemáticas del proyecto socialista cubano como la educación y la salud gratuitas, hasta actividades cotidianas como el transporte.

De ahí que, incluso con residencia permanente en Ecuador, muchos migrantes aprovechen las facilidades de la nueva Ley Migratoria para mantener el status de residentes en Cuba. La posibilidad de conservar y comprar casas o autos e invertir en negocios privados, propios o familiares, y en general el ejercicio de derechos patrimoniales, se refuerza con ese status, lo que impele a emplear diversas estrategias para mantenerlo. Entre ellas se encuentran los viajes frecuentes a la isla y el esfuerzo por proteger los nexos sociales que caracterizan la vida en ella, como la pertenencia a organizaciones de masas.

Así, los modos de participación en la vida pública del país de origen de migrantes cubanos en Ecuador muestran los resquicios por donde las prácticas de resistencia y las redes migratorias, propias de una migración transnacional, encuentran espacios que les habían sido vedados. A ello contribuyen la mejoría o el surgimiento de vías para canalizar los flujos de información. Aunque muy limitado, en comparación con otros países de la región, el acceso a internet y correo electrónico de los familiares en Cuba facilita las estrategias transnacionales de los migrantes.

Incluso tras la actualización, se trata de una participación limitada, que no incluye un ejercicio efectivo de derechos políticos y se basa en la evasión de la categoría de emigrados. De igual forma, está pendiente el reconocimiento a algunas formas de participación en la vida pública que ahora se dan en un contexto de informalidad (e ilegalidad). Sin embargo, los marcos normativos y discursivos están más cerca de la realidad social de un país donde la emigración constituye un fenómeno de importancia.

NOTAS
1

Al entrar en vigencia la Ley Migratoria cubana, el Gobierno ecuatoriano estableció la solicitud de una carta de invitación para el ingreso de ciudadanos cubanos al país. En abril de 2014 dejó de solicitarse. En diciembre de 2015 se suspendió el libre visado, al exigirse visa de turismo. Los aranceles vigentes sobrepasan los 400 dólares; los entrevistados consideran que este alto precio limita las visitas de sus familiares. Sumamos este factor a los que inciden sobre la frecuencia de viajes de los migrantes cubanos a la isla.

2

Transporte privado de pasajeros.

3

Trabas, obstáculos.

4

Usar el transporte privado de pasajeros.

5

Marca china de buses adquiridos por el Ministerio de Transporte en Cuba. Solo es posible acceder al servicio presentando el carnet de identidad cubano.

6

Sistema de distribución de alimentos subsidiados instaurado en la década de 1960 para luchar contra el desabastecimiento y la especulación. Se mantiene hasta la actualidad, con baja cantidad de productos, pero de muy alta demanda, como arroz, sal, azúcar y pan.

7

Organización de masas creada en 1960 para organizar un sistema de vigilancia colectiva de las ilegalidades y actos contrarrevolucionarios.

8

Los residentes en Cuba pueden importar una vez al año hasta 120 kilogramos de productos, pagando aranceles en moneda nacional. Quienes perdieron sus derechos únicamente pueden importar 30 kilogramos de artículos personales; el resto, paga aranceles en pesos convertibles (Ceballos & Fonticoba, 2014). Dada la disparidad de la doble moneda en Cuba, el costo en pesos convertibles es considerablemente superior, en una proporción de 1x25. Igualmente, las cantidades a importar fueron reducidas por un cambio en las regulaciones, en 2014, que también afectó el comercio de mercaderías.

9

El nauta es un servicio de correo electrónico brindado por la única compañía de telefonía celular en Cuba, Empresa de Telecomunicaciones de Cuba, S.A. (ETECSA). El imo es un programa similar a Skype, cuyas condiciones tecnológicas (requiere menos velocidad de internet) facilitan su uso en la isla.

REFERENCIAS

  • AgustínL. (2000). Trabajar en la industria del sexo. OFRIM. Suplemento155172. España. Consultado en http://www.nodo50.org/mujeresred/laura_agustin-1.html

    • Search Google Scholar
    • Export Citation
  • AjaA. (2002). La emigración cubana: balance en el siglo XX. La Habana: CEMI, Universidad de La Habana. Consultado en http://bibliotecavirtual.clacso.org.ar/ar/libros/cuba/cemi/emig.pdf

    • Search Google Scholar
    • Export Citation
  • AjaA. (2006). Cuba: país de emigración a inicios del siglo XXI. Ponencia presentada en el Encuentro sobre Migraciones Organización Internacional de las Migraciones (OIM) Gobierno de Chiapas y el Centro de Estudios de Política Internacional Chiapas México. Consultado en http://www.uh.cu/centros/cemi/wp-content/uploads/2016/02/7-anuario-2006.pdf

    • Search Google Scholar
    • Export Citation
  • ArboleyaJ. (2013). Cuba y los cubanoamericanos: el fenómeno migratorio cubano. La Habana: Fondo Editorial Casa de las Américas.

  • ArcentalesJ. (2010). Informe Temático No. 2 para la Dirección Nacional de los Derechos Humanos y la Naturaleza de la Defensoría del Pueblo Ecuador. Migración cubana: recomendaciones de política pública para Ecuador incluyente. Consultado en http://repositorio.dpe.gob.ec/bitstream/39000/117/1/IT-003-MIGRACION%20CUBANA%20RECOMENDACIONES.pdf

    • Search Google Scholar
    • Export Citation
  • BlancoC. (2007). Transnacionalismo: emergencia y fundamentos de una nueva perspectiva migratoria. Papers: revista de sociología851329. Barcelona.

    • Search Google Scholar
    • Export Citation
  • BrismatN.M. (2011). La política migratoria cubana: génesis, evolución y efectos en el proceso migratorio insular. In B. Bernal (Coord.) Cuba hoy ¿perspectivas de cambio? (pp. 149180). México: Instituto de Investigaciones Jurídicas de la Universidad Autónoma de México.

    • Search Google Scholar
    • Export Citation
  • CanalesA. (2008). Remesas y desarrollo en América Latina: una relación en busca de teoría. Migración y desarrollo11530.

  • CanalesA. & ZlolniskiC. (2000). Comunidades transnacionales y migración en la era de la globalización. Notas de Población 29(73) 221253.

    • Search Google Scholar
    • Export Citation
  • CastroF. (1961). Discurso en el desfile efectuado en la Plaza Cívica el 2 de enero de 1961. Consultado en http://www.cuba.cu/gobierno/discursos/1961/esp/f020161e.html

    • Search Google Scholar
    • Export Citation
  • CastroF. (1965). Discurso resumiendo los actos del V aniversario de los Comités de Defensa de la Revolución en la concentración efectuada en la Plaza de la Revolución el 28 de septiembre de 1965. Consultado en http://www.cuba.cu/gobierno/discursos/1965/esp/f280965e.html

    • Search Google Scholar
    • Export Citation
  • CastroF. (1980). Discurso en el acto conmemorativo del Primero de Mayo efectuado en la Plaza de la Revolución “José Martí” el 1º de mayo de 1980 “Año del Segundo Congreso”. Consultado en http://www.cuba.cu/gobierno/discursos/1980/esp/f010580e.html

    • Search Google Scholar
    • Export Citation
  • CastroR. (2010). Discurso en el Quinto Período Ordinario de Sesiones de la VII Legislatura de la Asamblea Nacional del Poder Popular en el Palacio de Convenciones el 1º de agosto de 2010 “Año 52 de la Revolución”. Consultado en http://www.cuba.cu/gobierno/rauldiscursos/2010/esp/r010810e.html

    • Search Google Scholar
    • Export Citation
  • CastroR. (2011). Discurso de Raúl en la Asamblea Nacional: limpiémonos la cabeza de tonterías de todo tipo. Consultado en http://www.cubadebate.cu/especiales/2011/08/01/discurso-de-raul-en-la-asamblea-nacional/#.WITfkFPhDIV

    • Search Google Scholar
    • Export Citation
  • CastroS. (2013). A historical view of Cuban immigration policy. Retrieved from http://etd.fcla.edu/CF/CFH0004517/Castro_Sarah_M_201312_BA.pdf

    • Search Google Scholar
    • Export Citation
  • CeballosA. & FonticobaO. (2014julio 12). Responde Aduana inquietudes sobre nuevas resoluciones. Consultado en http://www.granma.cu/cuba/2014-07-12/responde-aduana-inquietudes-sobre-nuevas-resoluciones?page=6

    • Search Google Scholar
    • Export Citation
  • Comisión Económica para América Latina y el Caribe. (2015). Estudio económico de América Latina y el Caribe. Cuba. Consultado en goo.gl/SXO57d

    • Search Google Scholar
    • Export Citation
  • CorreaA. (2014). Del Caribe a la mitad del mundo: inserción laboral y producción de espacios. Migración cubana en Ecuador. Quito: Abya-Yala.

    • Search Google Scholar
    • Export Citation
  • CorreaA. (2017). Cuba migración y derecho: reflexión preliminar sobre la no pertenencia. Consultado en https://cubaposible.com/cuba-migracion-derecho/

    • Search Google Scholar
    • Export Citation
  • Cubadebate. (2017). En la Mesa Redonda: Cuba apuesta por una migración legal ordenada y segura hacia los Estados Unidos. Consultado en http://www.cubadebate.cu/noticias/2017/01/13/en-la-mesa-redonda-cuba-apuesta-por-una-migracion-legal-ordenada-y-segura-hacia-los-estados-unidos-video/#.WIYpFVPhDIU

    • Search Google Scholar
    • Export Citation
  • Decreto Ejecutivo. (1991). Reglamento a la Ley de Extranjería. Consultado en http://www.cancilleria.gob.ec/wp-content/uploads/2015/04/REGLAMENTO-A-LA-LEY-DE-EXTRANJER%C3%8DA.pdf

    • Search Google Scholar
    • Export Citation
  • DuanyJ. (2001). Redes, remesas y paladares: la diáspora cubana desde una perspectiva transnacional. Nueva Sociedad1744051.

  • FraserN. (1997). Iustitia Interrupta. Reflexiones críticas desde la posición “postsocialista”. Colombia: Siglo del Hombre Editores/Universidad de los Andes.

    • Search Google Scholar
    • Export Citation
  • FraserN. (2008). La justicia social en la era de la política de identidad: redistribución, reconocimiento y participación. Revista de Trabajo68699. Consultado en http://www.trabajo.gob.ar/downloads/cegiot/08ago-dic_fraser.pdf

    • Search Google Scholar
    • Export Citation
  • GarcíaJ.M. (2005). La reforma monetaria en Cuba. México, D.F.: CEPAL/Naciones Unidas.

  • GuarnizoL.E. (2004). Aspectos económicos del vivir transnacional. Colombia Internacional59enerojunio5585.

  • GuarnizoL.E. (2007). Aspectos económicos del vivir transnacional. In El país transnacional: migración mexicana y cambio social a través de la frontera (151202). México D.F: Universidad Nacional Autónoma de México.

    • Search Google Scholar
    • Export Citation
  • GuevaraA. (2011). Dialogar, dialogar. Espacio Laical497106.

  • Instituto Nacional de Estadísticas y Censos [INEC]. (2014). Anuario de entradas y salidas internacionales 2014. Consultado en http://www.ecuadorencifras.gob.ec/documentos/web-inec/Poblacion_y_Demografia/Migracion/Publicaciones/Anuario_ESI_2014.pdf

    • Search Google Scholar
    • Export Citation
  • Izquierdo FerrerL. (2016Abril 30). Cuba: Cifra de cuentapropistas supera el medio millón. Bohemia. Consultado en http://bohemia.cu/nacionales/2016/04/cuba-cifra-de-cuentapropistas-supera-el-medio-millon/

    • Search Google Scholar
    • Export Citation
  • KeaneJ. (1997). Transformaciones estructurales de la vida pública. Estudios Sociológicos434777. Consultado en http://codex.colmex.mx:8991/exlibris/aleph/a18_1/apache_media/QD8PKN6BNNC1LHBD53AM3P2YK348R1.pdf

    • Search Google Scholar
    • Export Citation
  • LandaburoL. (2016). Confabulaciones en la Cuba de las reformas: La familia transnacional cubanoamericana ante el cuentapropismo y el trabajo de la tierra. Quito: FLACSO Ecuador.

    • Search Google Scholar
    • Export Citation
  • López-LevyA. (2010). La casa Cuba: reconciliación, reforma económica y República. Espacio Laical3124135.

  • López-LevyA. (2011). Reformas económicas y desarrollo en el este de Asia: ¿una experiencia para Cuba? Espacio Laical34044.

  • MartínC. (2007). Familias y emigración cubana: estrategias cotidianas en su contexto psicohistórico. Consultado en http://www.uh.cu/centros/cemi/wp-content/uploads/2016/02/9-anuario-2007.pdf

    • Search Google Scholar
    • Export Citation
  • MartínC. & AjaA. (2004). Visitas de los cubanos residentes en Estados Unidos y Puerto Rico. La Habana: Centro de Estudios de Migraciones Internacionales.

    • Search Google Scholar
    • Export Citation
  • MináG. (1987). Un encuentro con Fidel. La Habana: Oficina de Publicaciones del Consejo de Estado.

  • Ministerio de Justicia. (2012). Gaceta Oficial de la República de Cuba. Edición ordinaria44. Consultado en http://www.cubadebate.cu/wp-content/uploads/2012/10/ley-migratoria_cuba_2012.pdf

    • Search Google Scholar
    • Export Citation
  • Ministerio de Relaciones Exteriores y Movilidad Humana de Ecuador. (2016). Situación de ciudadanos cubanos en Ecuador. Consultado en http://www.cancilleria.gob.ec/situacion-de-ciudadanos-cubanos-en-ecuador/

    • Search Google Scholar
    • Export Citation
  • MoralesE. (2016). Cuba: el mercado de remesas con el crecimiento más dinámico de América Latina. Consultado en goo.gl/TqAE6j

  • OrozcoM.LockwoodC. & RouseR. (2006). Migraciones y remesas en América Latina y el Caribe: los flujos intrarregionales y las determinantes macroeconómicas. Caracas: Secretaría Permanente del SELA.

    • Search Google Scholar
    • Export Citation
  • Partido Comunista de Cuba. (2011). Lineamientos de la política económica y social. La Habana: Editora Política.

  • PérezL. (1986). Cubans in the United States. Annals487126137. Consultado en http://www.latinamericanstudies.org/exile/cubans.pdf

    • Search Google Scholar
    • Export Citation
  • PortesA. (1999). Capital social: sus orígenes y aplicaciones en la sociología moderna. In J. Carpio e I. Novacovsky (Coords.) De igual a igual. El desafío del Estado ante los nuevos problemas sociales (pp. 223). Buenos Aires: Fondo de Cultura Económica/ Secretaría de Desarrollo Social de la Nación.

    • Search Google Scholar
    • Export Citation
  • PonceF. (2003). La ciudadanía en tiempos de migración y globalización: una aproximación desde la ética. Ponencia presentada en la conferencia regional globalización migración y derechos humanos. Quito: Programa Andino de Derechos Humanos.

    • Search Google Scholar
    • Export Citation
  • RodríguezM. (2003). Las relaciones Cuba-Estados Unidos: migración y conflicto. La Habana: CEMI, Universidad de La Habana. Consultado en http://bibliotecavirtual.clacso.org.ar/ar/libros/cuba/cemi/cuba_eeuu.pdf

    • Search Google Scholar
    • Export Citation
  • SolanoA. (2011). Ruta crítica en torno al concepto de esfera pública: una aproximación teórica e histórica para el rescate de su dimensión emancipadora. Razón y Palabra76124. Consultado en http://www.razonypalabra.org.mx/N/N76/varia/5a%20entrega/44_Somohano_V76.pdf

    • Search Google Scholar
    • Export Citation
  • TrianaJ.A. (2013). Las microfinanzas y el sector privado en Cuba. Consultado en http://www.microfinancegateway.org/sites/default/files/mfg-es-estudio-de-caso-las-microfinanzas-y-el-sector-privado-en-cuba-6-2013.pdf

    • Search Google Scholar
    • Export Citation
  • Vono de VilhenaD. (2006). Vinculación de los emigrados latinoamericanos y caribeños con su país de origen: transnacionalismo y políticas públicas. Santiago de Chile: CEPAL.

    • Search Google Scholar
    • Export Citation

Entrevistas (se utilizaron seudónimos para esta publicación)

Ana, 15 de octubre de 2016.

Geisy, Gloria, Mario y Julio, 3 de diciembre de 2016.

Laura, 8 de enero de 2017.

Lisandra y Paula, 18 de octubre de 2016.

Reinaldo, 18 de enero de 2017.

Teresa, 15 de octubre de 2016.

Liudmila Morales Alfonso, Liosday Landaburo Sánchez

Migrants and public life in Cuba: Transnational strategies of Cuban citizens residing in Ecuador

Liudmila Morales Alfonso, Liosday Landaburo Sánchez

Abstract: The article analyzes how the participation of migrants in Cuban public life has been reconfigured, starting with the process of updating the economic, political and social model that began in 2008. This group, which had been excluded from national public life through an intersection of official policies and discourses—which supported the viewpoint of migration without return, due to political causes, and an “us vs. them” opposition—now benefits from a Cuba that is more open to the world and consistent with transnational migration. Although the road to full citizenship continues to be full of obstacles, there are new opportunities for participation in public life, which the article measures from the integration of Cubans residing in Ecuador in the formal and informal economies to their maintenance of a migratory status in Cuba and the flow of information and communication with their native country.

Keywords: citizenship, Cuba, Ecuador, formal economy, informal, economy, migration, public life, transnational networks

Migrants et vie publique à Cuba: stratégies transnationales de citoyens cubains résidants en Equateur

Liudmila Morales Alfonso, Liosday Landaburo Sánchez

Résumé: L’article analyse la façon dont la participation des migrants à la vie publique cubaine est reconfigurée, en commençant par la mise à jour du modèle économique, politique et social qui a débuté en 2008. Ce groupe, exclu de la vie publique nationale conjointement par les politiques et discours officiels - qui ont soutenu l’imaginaire d’une migration sans retour, en raison de causes politiques et d’une opposition nous / eux - bénéficie d’un Cuba plus ouvert au monde et compatible avec les migrations transnationales. Et bien que le chemin vers la pleine citoyenneté continue d’être semé d’obstacles, il existe de nouvelles possibilités de participation à la vie publique que l’article met en évidence, depuis l’insertion des Cubains résidant en Équateur dans l’économie, formelle et informelle ; le maintien d’un statut migratoire à Cuba et le flux d’informations et de communication avec leur pays natal.

Mots-clés : citoyenneté, Cuba, économie formelle, économie informelle, Equateur, migration, vie publique, réseaux transnationaux

If the inline PDF is not rendering correctly, you can download the PDF file here.

Contributor Notes

LIUDMILA MORALES ALFONSO. Máster en Ciencias Sociales, con mención en Género y Desarrollo, por la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales (FLACSO), sede Ecuador. Estudiante del Doctorado en Ciencias Sociales de la Universidad de Salamanca, en España. Docente e investigadora de la Red Latinoamericana de Análisis de Seguridad y Delincuencia Organizada (RELASEDOR). E-mail: liudmorales87@gmail.com

LIOSDAY LANDABURO SÁNCHEZ. Máster en Relaciones Internacionales, con mención en Seguridad y Derechos Humanos, por la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales (FLACSO), sede Ecuador. Editor de revistas académicas de FLACSO Ecuador. Investigador de la Red Latinoamericana de Análisis de Seguridad y Delincuencia Organizada (RELASEDOR). E-mail: liosday86@gmail.com

Regions and Cohesion

Regiones y Cohesión / Régions et Cohésion

  • AgustínL. (2000). Trabajar en la industria del sexo. OFRIM. Suplemento155172. España. Consultado en http://www.nodo50.org/mujeresred/laura_agustin-1.html

    • Search Google Scholar
    • Export Citation
  • AjaA. (2002). La emigración cubana: balance en el siglo XX. La Habana: CEMI, Universidad de La Habana. Consultado en http://bibliotecavirtual.clacso.org.ar/ar/libros/cuba/cemi/emig.pdf

    • Search Google Scholar
    • Export Citation
  • AjaA. (2006). Cuba: país de emigración a inicios del siglo XXI. Ponencia presentada en el Encuentro sobre Migraciones Organización Internacional de las Migraciones (OIM) Gobierno de Chiapas y el Centro de Estudios de Política Internacional Chiapas México. Consultado en http://www.uh.cu/centros/cemi/wp-content/uploads/2016/02/7-anuario-2006.pdf

    • Search Google Scholar
    • Export Citation
  • ArboleyaJ. (2013). Cuba y los cubanoamericanos: el fenómeno migratorio cubano. La Habana: Fondo Editorial Casa de las Américas.

  • ArcentalesJ. (2010). Informe Temático No. 2 para la Dirección Nacional de los Derechos Humanos y la Naturaleza de la Defensoría del Pueblo Ecuador. Migración cubana: recomendaciones de política pública para Ecuador incluyente. Consultado en http://repositorio.dpe.gob.ec/bitstream/39000/117/1/IT-003-MIGRACION%20CUBANA%20RECOMENDACIONES.pdf

    • Search Google Scholar
    • Export Citation
  • BlancoC. (2007). Transnacionalismo: emergencia y fundamentos de una nueva perspectiva migratoria. Papers: revista de sociología851329. Barcelona.

    • Search Google Scholar
    • Export Citation
  • BrismatN.M. (2011). La política migratoria cubana: génesis, evolución y efectos en el proceso migratorio insular. In B. Bernal (Coord.) Cuba hoy ¿perspectivas de cambio? (pp. 149180). México: Instituto de Investigaciones Jurídicas de la Universidad Autónoma de México.

    • Search Google Scholar
    • Export Citation
  • CanalesA. (2008). Remesas y desarrollo en América Latina: una relación en busca de teoría. Migración y desarrollo11530.

  • CanalesA. & ZlolniskiC. (2000). Comunidades transnacionales y migración en la era de la globalización. Notas de Población 29(73) 221253.

    • Search Google Scholar
    • Export Citation
  • CastroF. (1961). Discurso en el desfile efectuado en la Plaza Cívica el 2 de enero de 1961. Consultado en http://www.cuba.cu/gobierno/discursos/1961/esp/f020161e.html

    • Search Google Scholar
    • Export Citation
  • CastroF. (1965). Discurso resumiendo los actos del V aniversario de los Comités de Defensa de la Revolución en la concentración efectuada en la Plaza de la Revolución el 28 de septiembre de 1965. Consultado en http://www.cuba.cu/gobierno/discursos/1965/esp/f280965e.html

    • Search Google Scholar
    • Export Citation
  • CastroF. (1980). Discurso en el acto conmemorativo del Primero de Mayo efectuado en la Plaza de la Revolución “José Martí” el 1º de mayo de 1980 “Año del Segundo Congreso”. Consultado en http://www.cuba.cu/gobierno/discursos/1980/esp/f010580e.html

    • Search Google Scholar
    • Export Citation
  • CastroR. (2010). Discurso en el Quinto Período Ordinario de Sesiones de la VII Legislatura de la Asamblea Nacional del Poder Popular en el Palacio de Convenciones el 1º de agosto de 2010 “Año 52 de la Revolución”. Consultado en http://www.cuba.cu/gobierno/rauldiscursos/2010/esp/r010810e.html

    • Search Google Scholar
    • Export Citation
  • CastroR. (2011). Discurso de Raúl en la Asamblea Nacional: limpiémonos la cabeza de tonterías de todo tipo. Consultado en http://www.cubadebate.cu/especiales/2011/08/01/discurso-de-raul-en-la-asamblea-nacional/#.WITfkFPhDIV

    • Search Google Scholar
    • Export Citation
  • CastroS. (2013). A historical view of Cuban immigration policy. Retrieved from http://etd.fcla.edu/CF/CFH0004517/Castro_Sarah_M_201312_BA.pdf

    • Search Google Scholar
    • Export Citation
  • CeballosA. & FonticobaO. (2014julio 12). Responde Aduana inquietudes sobre nuevas resoluciones. Consultado en http://www.granma.cu/cuba/2014-07-12/responde-aduana-inquietudes-sobre-nuevas-resoluciones?page=6

    • Search Google Scholar
    • Export Citation
  • Comisión Económica para América Latina y el Caribe. (2015). Estudio económico de América Latina y el Caribe. Cuba. Consultado en goo.gl/SXO57d

    • Search Google Scholar
    • Export Citation
  • CorreaA. (2014). Del Caribe a la mitad del mundo: inserción laboral y producción de espacios. Migración cubana en Ecuador. Quito: Abya-Yala.

    • Search Google Scholar
    • Export Citation
  • CorreaA. (2017). Cuba migración y derecho: reflexión preliminar sobre la no pertenencia. Consultado en https://cubaposible.com/cuba-migracion-derecho/

    • Search Google Scholar
    • Export Citation
  • Cubadebate. (2017). En la Mesa Redonda: Cuba apuesta por una migración legal ordenada y segura hacia los Estados Unidos. Consultado en http://www.cubadebate.cu/noticias/2017/01/13/en-la-mesa-redonda-cuba-apuesta-por-una-migracion-legal-ordenada-y-segura-hacia-los-estados-unidos-video/#.WIYpFVPhDIU

    • Search Google Scholar
    • Export Citation
  • Decreto Ejecutivo. (1991). Reglamento a la Ley de Extranjería. Consultado en http://www.cancilleria.gob.ec/wp-content/uploads/2015/04/REGLAMENTO-A-LA-LEY-DE-EXTRANJER%C3%8DA.pdf

    • Search Google Scholar
    • Export Citation
  • DuanyJ. (2001). Redes, remesas y paladares: la diáspora cubana desde una perspectiva transnacional. Nueva Sociedad1744051.

  • FraserN. (1997). Iustitia Interrupta. Reflexiones críticas desde la posición “postsocialista”. Colombia: Siglo del Hombre Editores/Universidad de los Andes.

    • Search Google Scholar
    • Export Citation
  • FraserN. (2008). La justicia social en la era de la política de identidad: redistribución, reconocimiento y participación. Revista de Trabajo68699. Consultado en http://www.trabajo.gob.ar/downloads/cegiot/08ago-dic_fraser.pdf

    • Search Google Scholar
    • Export Citation
  • GarcíaJ.M. (2005). La reforma monetaria en Cuba. México, D.F.: CEPAL/Naciones Unidas.

  • GuarnizoL.E. (2004). Aspectos económicos del vivir transnacional. Colombia Internacional59enerojunio5585.

  • GuarnizoL.E. (2007). Aspectos económicos del vivir transnacional. In El país transnacional: migración mexicana y cambio social a través de la frontera (151202). México D.F: Universidad Nacional Autónoma de México.

    • Search Google Scholar
    • Export Citation
  • GuevaraA. (2011). Dialogar, dialogar. Espacio Laical497106.

  • Instituto Nacional de Estadísticas y Censos [INEC]. (2014). Anuario de entradas y salidas internacionales 2014. Consultado en http://www.ecuadorencifras.gob.ec/documentos/web-inec/Poblacion_y_Demografia/Migracion/Publicaciones/Anuario_ESI_2014.pdf

    • Search Google Scholar
    • Export Citation
  • Izquierdo FerrerL. (2016Abril 30). Cuba: Cifra de cuentapropistas supera el medio millón. Bohemia. Consultado en http://bohemia.cu/nacionales/2016/04/cuba-cifra-de-cuentapropistas-supera-el-medio-millon/

    • Search Google Scholar
    • Export Citation
  • KeaneJ. (1997). Transformaciones estructurales de la vida pública. Estudios Sociológicos434777. Consultado en http://codex.colmex.mx:8991/exlibris/aleph/a18_1/apache_media/QD8PKN6BNNC1LHBD53AM3P2YK348R1.pdf

    • Search Google Scholar
    • Export Citation
  • LandaburoL. (2016). Confabulaciones en la Cuba de las reformas: La familia transnacional cubanoamericana ante el cuentapropismo y el trabajo de la tierra. Quito: FLACSO Ecuador.

    • Search Google Scholar
    • Export Citation
  • López-LevyA. (2010). La casa Cuba: reconciliación, reforma económica y República. Espacio Laical3124135.

  • López-LevyA. (2011). Reformas económicas y desarrollo en el este de Asia: ¿una experiencia para Cuba? Espacio Laical34044.

  • MartínC. (2007). Familias y emigración cubana: estrategias cotidianas en su contexto psicohistórico. Consultado en http://www.uh.cu/centros/cemi/wp-content/uploads/2016/02/9-anuario-2007.pdf

    • Search Google Scholar
    • Export Citation
  • MartínC. & AjaA. (2004). Visitas de los cubanos residentes en Estados Unidos y Puerto Rico. La Habana: Centro de Estudios de Migraciones Internacionales.

    • Search Google Scholar
    • Export Citation
  • MináG. (1987). Un encuentro con Fidel. La Habana: Oficina de Publicaciones del Consejo de Estado.

  • Ministerio de Justicia. (2012). Gaceta Oficial de la República de Cuba. Edición ordinaria44. Consultado en http://www.cubadebate.cu/wp-content/uploads/2012/10/ley-migratoria_cuba_2012.pdf

    • Search Google Scholar
    • Export Citation
  • Ministerio de Relaciones Exteriores y Movilidad Humana de Ecuador. (2016). Situación de ciudadanos cubanos en Ecuador. Consultado en http://www.cancilleria.gob.ec/situacion-de-ciudadanos-cubanos-en-ecuador/

    • Search Google Scholar
    • Export Citation
  • MoralesE. (2016). Cuba: el mercado de remesas con el crecimiento más dinámico de América Latina. Consultado en goo.gl/TqAE6j

  • OrozcoM.LockwoodC. & RouseR. (2006). Migraciones y remesas en América Latina y el Caribe: los flujos intrarregionales y las determinantes macroeconómicas. Caracas: Secretaría Permanente del SELA.

    • Search Google Scholar
    • Export Citation
  • Partido Comunista de Cuba. (2011). Lineamientos de la política económica y social. La Habana: Editora Política.

  • PérezL. (1986). Cubans in the United States. Annals487126137. Consultado en http://www.latinamericanstudies.org/exile/cubans.pdf

    • Search Google Scholar
    • Export Citation
  • PortesA. (1999). Capital social: sus orígenes y aplicaciones en la sociología moderna. In J. Carpio e I. Novacovsky (Coords.) De igual a igual. El desafío del Estado ante los nuevos problemas sociales (pp. 223). Buenos Aires: Fondo de Cultura Económica/ Secretaría de Desarrollo Social de la Nación.

    • Search Google Scholar
    • Export Citation
  • PonceF. (2003). La ciudadanía en tiempos de migración y globalización: una aproximación desde la ética. Ponencia presentada en la conferencia regional globalización migración y derechos humanos. Quito: Programa Andino de Derechos Humanos.

    • Search Google Scholar
    • Export Citation
  • RodríguezM. (2003). Las relaciones Cuba-Estados Unidos: migración y conflicto. La Habana: CEMI, Universidad de La Habana. Consultado en http://bibliotecavirtual.clacso.org.ar/ar/libros/cuba/cemi/cuba_eeuu.pdf

    • Search Google Scholar
    • Export Citation
  • SolanoA. (2011). Ruta crítica en torno al concepto de esfera pública: una aproximación teórica e histórica para el rescate de su dimensión emancipadora. Razón y Palabra76124. Consultado en http://www.razonypalabra.org.mx/N/N76/varia/5a%20entrega/44_Somohano_V76.pdf

    • Search Google Scholar
    • Export Citation
  • TrianaJ.A. (2013). Las microfinanzas y el sector privado en Cuba. Consultado en http://www.microfinancegateway.org/sites/default/files/mfg-es-estudio-de-caso-las-microfinanzas-y-el-sector-privado-en-cuba-6-2013.pdf

    • Search Google Scholar
    • Export Citation
  • Vono de VilhenaD. (2006). Vinculación de los emigrados latinoamericanos y caribeños con su país de origen: transnacionalismo y políticas públicas. Santiago de Chile: CEPAL.

    • Search Google Scholar
    • Export Citation